Archivo de la categoría: Sin categoría

Triángulo amoroso. La perdición de la novela

A la hora de escribir un libro, es muy normal que se acabe formando una pareja a lo largo de la trama. Su evolución irá de la mano de la historia. Por lo tanto, el autor se centrará en hacer de esa relación, un elemento más de la tensión dramática. ¿Y cómo suelen hacer eso?
Fácil: con un triángulo amoroso.

Seguir leyendo Triángulo amoroso. La perdición de la novela

Why our world needs science fiction

“¿A quién no le gusta la ciencia ficción?”

Con esta pregunta se inicia la charla de TED “Why our world needs science fiction” o “Por qué nuestro mundo necesita la ciencia ficción” (por si el nivel de inglés se escapa)

https://www.youtube.com/watch?v=FJkixvgJqsY

Más que destripar la charla, me gustaría que primero la vieras, ya que quería comentar unas cosillas sobre ella.



¿Ya?

Lo primero es lo primero.
A mí sí me gusta la CF.
Puede haber mejor o peor calidad. Puede haber temáticas más o menos interesantes. Pero la ciencia ficción en sí es una ventana abierta a un hipotético univsero que difiere del nuestro.

Pondré un ejemplo. ¿Cuántos libros y películas sobre invasiones extraterrestres puedes recordar
Un porrón y más, y eso sin tener en cuenta aquellas de las que no has oído hablar nunca. Dentro de todo este conjunto de obras prácticamente se han tratado todas las posibilidades: que vengan en son de paz, que busquen una guerra con los humanos, que busquen asilo, que vengan en son de paz pero nosotros seamos los que quieren guerra…
En realidad no es tan descabellado pensar que quizá algún día se dé esa situación. En ese momento quizá se puedan tener en cuenta alguno de los razonamientos que estos autores han legado a la historia.

Julio Verne (a la izquierda) y H.G. Wells (a la derecha

Pondré otro ejemplo.
Quién no ha oído hablar de la máquina del tiempo. Se trata de una obra escrita por H.G. Wells en 1895. Un científico crea una máquina que le permite desplazarse por la corriente temporal.

Otro ejemplo más.
1865, Francia.
Julio Verne publica “De la Tierra a la Luna”.
La obra trata sobre un grupo de gente que pretende mandar un proyectil (una bala de las de toda la vida, disparada de hecho por un cañón) a la Luna.
¡Anda, pero si es básicamente en lo que consiste toda la teoría espacial de hoy en día!
Los estudiosos consideran que la carrera espacial entre EEUU y Rusia se inicia en la década de 1950 (unos 100 años después de que Verne publicara su obra)
Cuando Verne la escribía, la ciencia espacial ni siquiera se veía en el horizonte y aún así el estableció una meta que las dos grandes civilizaciones del siglo XX quisieron alcanzar.

Un último ejemplo.
“París en el siglo XX”, también de Julio Verne.
Esta novela estuvo más de 100 años perdida.
Aquí dejo un fragmento del resumen que hace la Wikipedia de esta obra:

«París en el siglo XX» refleja la amarga experiencia de Michel Dufrenoy en una sociedad masificada, hipertecnificada y estatista, donde los números han vencido a las letras; el latín y el griego han sido borrados de los programas educativos y los árboles se sacrifican para hacer pasta de papel.”

En cierto modo la sociedad actual ha evolucionado como predijo Verne.
El siglo XX (sobretodo la segunda mitad) estuvo marcado por grandes descubrimientos científicos y la creación de nuevas tecnologías que han dado paso a un siglo XXI tecnológico y globalizado.
Cohetes espaciales, coches, submarinos, operaciones a corazón abierto, implantes, ordenadores, tablets, Internet…

En cierto modo, los escritores de ciencia ficción son profetas de mundos paralelos.
Obviamente no hay que creerse a pies juntillas todo lo que digan, pero sí que es verdad que con sus obras consiguen que el lector se plantee el “Y qué pasaría si….”

Pon un poco de ciencia ficción en tu vida.
Quién sabe, quizá el próximo gran movimiento de la humanidad ya está escrito en algún libro

Un saludo

23 de abril. Día del libro

23 de abril
Día internacional del libro

Cartel del día del libro de la Unesco, 2015

Me perdonará el lector si no me meto en el motivo de que hoy se celebre el día del libro (para eso está San Google).
Quiero centrarme más en lo que conlleva.
Prácticamente en todas las poblaciones que tengan alguna librería se notan sus efectos.

En Salamanca la plaza se llenaba de puestos en los que distintas librerías exponen sus catálogos de superventas. Un grupillo de venerables ancianas se daban pequeños codazos señalando nerviosas el último libro de lo que se podría calificar como…. ¿”Novela erótica”? (Aunque también habrá quien los denomine como literatura cochina (temo ser de estos segundos)).
Los niños iban tirando de los padres de un puesto a otro por ver qué libros hay, esperando que les compraran el último de la colección que están haciendo.
Todo esto apretados bajo unos soportales más bien estrechos y en los que como te separaras de alguien, mejor esperar fuera de la plaza.
Quizá no parezca muy agradable, pero esa sensación…

Que lean coño.
Que lean lo que quieran, pero que lean.

Esa sensación en la que el pueblo, generalmente ocupado con partidos de fútbol o programas de Gran Hermano sale a la calle a mirar libros. Que sí, que hay muchos tipos de literatura y también hay libros que reciben ese nombre simplemente por la forma que tienen (ya que el contenido es una sarta de bobadas supuestamente escritas por la autora (diré su apellido para mantener el anonimato, “Esteban”, o no, mejor, su nombre, que es más genérico, “Belén”)).
Pero el hecho de leer esa… “Literatura” por muy despojo que sea (he tenido que buscar un sinónimo de basura) puede tener la capacidad de hacer pensar al lector.

La gente se junta para ir al cine, para ir de compras o para ir al fútbol.
¿Pero cuántos se reúnen para hablar de libros? ¿Y para leerlos?
Sí. Hay grupos de personas que tienen lo que llaman círculos de lectura.
Sí. La lectura generalmente es una actividad solitaria. Pero oye. Un buen pasaje de un libro, leído en voz alta por una persona que lo ame gana muchísimo.
Nos dicen que a la hora de aprender, cuantos más sentidos se vean implicados mayor es la absorción del conocimiento. Pues imagínate al doblador de Morgan Freeman leyendo un pasaje de tu libro favorito.

Conozco a muchas personas que dicen, “No me gusta leer” o bien “Me aburre un puñao”. Bueno, yo hace años me tomé como reto personal el encontrar a esas personas el libro perfecto para que le quiten el miedo a la literatura.
Y de momento funciona.
Además, más de una ocasión me he llevado yo una grata sorpresa. Por ejemplo, al intentar buscar un libro para un niño de unos 11 años dí con los libros de Percy Jackson. Por mi mente pasó a toda velocidad un… “La peli es una grandísima m… despojo”, y al instante me dije, “Si no le he dado una oportunidad, no debería pensar eso”. Así que acabé haciéndome con un ejemplar del libro y para mi sorpresa acabé devorándolo en dos días. Y una vez hecho esto, seguí hasta acabar la colección.

Supongo que si estás leyendo esta entrada, o te sientes atraído por lo que llamaré… “drogas duras” o bien te gusta la literatura. Por lo que desde aquí quiero darte una sugerencia.
Existe el libro perfecto para cada persona, encuéntralo y haz que otros también se enamoren de los libros (de hecho en mi opinión es más fácil encontrar un libro que la señora B.E. se lea entero que encontrar eso que las malas lenguas llaman “amor”, y mira que pongo seriamente en duda que sepa abrir siquiera el libro)

Y otro consejo. La literatura, como todo en esta vida, hay que saber venderla. De nada sirve que a alguien le hables de tal autor y le des todos los datos de su vida o el análisis de sus obras, como si fueran apuntes de una filología. Mejor decir poco y decirlo bien (a ver si toma nota algún político). Mejor habla de qué te ha aportado a ti ese libro, de si te ha hecho pensar en uno u otro tema. Porque las opiniones son como los culos, cada uno tiene la suya propia. Y no hay nada más arraigado en el ser humano que el hecho de rebatir o comprobar si la opinión del otro tiene fundamento.

Espero de verdad que pases un buen día del libro
Un saludo

Rincewind era dado a la magia como los peces al alpinismo #pobreRincewind

La vida es dura, eso es así. No hay más vueltas que darle.
Lo único que podría discutirse es si la vida es más dura para unos que para otros.
Que se lo digan al gran A’Tuin, que va arrastrando su caparazón por el espacio.
Pero no por el espacio que denominaríamos “cualquier espacio”, sino por el espacio exterior. Por el puñetero espacio exterior. Claro que las cosas cuadran algo más si te digo que el gran A’Tuin hace honor a su nombre y es una tortuga de proporciones descomunales.
¿Y cuál es su finalidad en la vida? , se preguntará el lector avezado. Todos tienen alguna finalidad (ser carnaza de los leones, corredor en bolsa, director de banco, participante en pseudoprogramasdetelevisiónquemásqueprogramasparecencatálogosdeburdeles…)
Pues la respuesta es que no se sabe. No se tiene ni la más remota ni puñetera idea. Durante cientos de años los filósofos del mundodisco han hecho cábalas de cuál será el destino del mundo, pero vamos, que dos filósofos se pongan de acuerdo es como darle un mísero sueldo mileurista a un político para que llegue a fin de mes; los dos seguirán haciendo preguntas hasta que te canses y les des la razón (o un sueldo seis o siete veces mayor). En fin, que nos desviamos.
El gran A’Tuin (o la gran, el sexo no está identificado) no viaja sólo. Sobre su caparazón esculpido por los cráteres viajan cuatro enormes elefantes que sobre sus lomos sostienen a todo todito el mundodisco.

Tal vez los futuros ganadores del premio Nobel dirán: “Ui, curioso nombre para un mundo. Es posible…. ¿que se llame así por algo?…. no sé…. ¿quizá el mundo tenga forma de disco?”
ENHORABUENA futuro galardonado, pues sí. La tierra es plana y con forma de disco así que ya sabéis, lo dice un libro. A partir de ahora a todo patán que diga que nuestro planeta es redondo, a la hoguera con él. Es más, si no lo dice también, que hay que tener al populacho atemorizado.
Además de esas peculiaridades en el mundodisco existe la magia. Sí señor, la magia como XXX manda. Esto quiere decir que el disco tiene sus propios dioses, su propio infierno, sus propias escuelas de magia… Vamos, que mola cantidubi (si no te gusta esa expresión, a la hoguera)
Pero la vida puede ser aún más dura e ir a peor. Pongámonos en situación. Varón, figura alargada, barba a la última moda de los “moderns”, báculo en mano y sombrero de mago con la inscripción “ECHICERO”, sí, sin “H”, porque él lo vale. Con esos, digamos… “pequeños” detalles, quizá otra vez nuestro lector nobel podría decir  “Ui, pues es un hechicero con muy mala ortografía”. ¡Y otra vez nuestro querido lector estaría en lo cierto! (casi parece que fuera yo mismo el que hace las preguntas y las responde ¿eh? #Brujería)
Como iba diciendo, la vida es dura. Y más si eres un hechicero que no puede hacer ni la más pequeña pizca, la más ínfima partícula, ni la más miajosa miaja de magia. Y OJO CON DECIR QUE SI NO PUEDE HACER MAGIA NO ES UN MAGO ¿EH? QUE SU SOMBRERO LO DEJA BIEN CLARITO.
Y por si fuera poco, toda su vida se complica (aún más) cuando conoce a Dosflores, el cual se autodenomina “Turista”.

Turista, -decidió Rincewind-, significaba “idiota”

Y no voy a dar más detalles del argumento, que con lo vagos que son algunos…
El autor de esta  genial obra (y de unas cuantas más) es Terry Pratchett, británico para más señas. El señor Pratchett crea en sus libros un universo de fantasía en el que las cosas funcionan como XXX manda. Los bárbaros sufren el paso del tiempo, los edificios se desmoronan, algunos personajes son incompetentes (como en la vida real vaya).

Lo que no le gustaba de los héroes es que resultaban suicidamente sombríos cuando estaban sobrios, y homicidamente locos cuando se emborrachaban

Todo esto embutido con un fino sentido del humor que hará que hasta el lector más serio se eche una fugaz sonrisita (va, que es gratis). 
Teniendo todo eso en conjunto puedo decir que se trata de una lectura muuuy ligerita y muy agradable y tal como me lo recomendaron a mí: “Perfecta para esos días en los que llegas hasta el #culo a casa y necesitas desconectar de todo”.

Así pues, ya sabes. El primer libro de la saga es “El color de la magia” y aquí te dejo un enlace a una imagen maravillosísima y espectacular en la que viene el orden recomendado de lectura.
(http://www.fancueva.com/wp-content/uploads/2013/05/Guia-de-Orden-de-Lectura-del-Mundodisco-ES-2-22.jpg)

Un saludo y que disfrutes de la lectura 😀

Quevedo o ‘El arte de tratar cosas vulgares desde la literatura’ (en este caso el culo)


“Por nuestra codicia lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho”


“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen”


Puede que el lector sepa a qué famoso autor español se atribuyen esas dos frases.
También puede ser que no tenga ni idea o simplemente no le importe saberlo (en ese caso, ¿por qué sigues leyendo?).
Semejantes perlas de sabiduría pertenecen a "Don Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos", "Quevedo" a secas para los amigos o los estudiantes de literatura.

Veamos un breve resumen de su vida (breve, lo prometo).

Nacido con los dos pies deformes y graves problemas de vista tuvo que lidiar con los ambientes palaciegos en los que sus padres representaban altos cargos. No es de extrañar que los otros niños, con esa crueldad que solo los cachorros de los seres humanos son capaces de demostrar, le hicieran la vida imposible (como observación, quien ha pasado a la historia ha sido Quevedo, y no esos patanes aprendices de Satanás).

Tras estudiar Teología y no ordenarse pasó a asuntos mucho más importantes. ¿Y qué asuntos podrían requerir su atención? "Chinchar" a un contemporáneo, Luis de Góngora, al que dedicaría versos tan delicados como:

Érase un hombre a una nariz pegado, érase una nariz superlativa, érase una nariz sayón y escriba, érase un peje espada muy barbado.

Vamos, lo que se dice cariño precisamente no se tenían.



Imagen: En las dos imágenes anteriores vemos retratos de los dos literatos, Quevedo a la izquierda y Góngora a la derecha. Podemos afirmar rotundamente que hicieron bien en dedicarse a la literatura (no habrían ganado muchos premios por su fabulosa belleza). "Consejos vendo que para mí no tengo"


Y hasta aquí el resumen de su vida.

De verdad.


Una alta eminencia de las letras españolas.


Un personaje que ha marcado (y torturado) a muchas generaciones de niños acosándoles desde las páginas del libro de literatura.

¿Qué cosas podrían esperarse de él?

"Gracias y desgracias del ojo del culo", por Francisco Quevedo.

Sí, has leído bien.


"dirigidas a Doña Juana Mucha, Montón de Carne, Mujer gorda por arrobas / escribiolos Juan Lamas, el del camisón cagado"

Ojo (eso ha sido humor inteligente), que el título continúa con:


Podéis encontrar el texto aquí:


http://www.cervantesvirtual.com/obra/gracias-y-desgracias-del-ojo-del-culo-dirigidas-a-dona-juana-mucha-monton-de-carne-mujer-gorda-por-arrobas--0/

Y tú, querido lector pensarás algo como: "Ilústrame oh gran sabio, ¿sobre qué trata ese maravilloso texto?"


Esta breve (pero intensa) obra trata de ensalzar las mil y una maravillas del trasero, las posaderas, las antífonas o nalgas (nombres sacados del propio texto).

Cito textualmente:

"Pero ¿cuándo por el pacífico y virtuoso ojo del culo hubo escándalo en el mundo, inquietud ni guerra?"


"Culo, voz tan bien compuesta, que lleva tras sí la boca del que le nombra."


Al fin y al cabo (como indica el texto, recuerde que no son observaciones personales) tanto ricos como pobres, jóvenes y viejos poseen un tercer ojo. Un ojo que a diferencia de los de la cara está protegido de las inclemencias del tiempo (perdón por insistir, pero sí, eso está en el texto original)

Me temo que tendré que dejarlo aquí, que no quiero incurrir en spoilers.

Antes de dar por terminada la entrada quiero hacer dos cosas.
La primera es recomendaros que leáis el texto. Es corto y la verdad es que alegra la tarde.

Y la segunda es advertir al lector de que me pasaré por aquí a dejar perlitas cada dos semanas, para que esté sobre aviso. Luego no quiero quejas.

Un saludo 🙂

Del Nadal al Josep Pla

Son días de mucho ajetreo por el mundo: después de esas enormes cabalgatas que van a rebosar de parafernalia (y que este año han recibido una gran observación mediática), hemos recibido la visita de los Reyes Magos. ¡Pero no se acaba aquí! El 6 de enero –que, en esa ocasión, ha coincidido con el derbi de la Copa del Rey entre el FCBarcelona y el RCDEspañol–, Noche de Reyes –mismo título de una maravillosa comedia–, se fallan dos de los premios literarios más importantes a nivel nacional: el Premio Nadal y el Premio Josep Pla.

El Premio Nadal es un premio concedido a la mejor obra narrativa inédita (aún sin publicar) que otorga la Editorial Destino (en sus inicios, revista), ahora perteneciente –como casi todo, vamos– al Grupo Planeta. ¿Por qué es tan importa? Veréis; además de su dotación económica, que es de 18.000 euros, resultó ser, en aquella dura y represiva época que fue la posguerra, uno de los mayores catalizadores de la narrativa nacional.

La Generación del 50 (o del medio siglo, como queráis llamarla) creció y se cultivó en un ambiente cultural pobre, en el que todos los intelectuales de tiempos anteriores habían sido asesinados por el régimen (Lorca o Miguel Hernández, por no ir más lejos) o se vieron obligados a huir (Rafael Alberti, Gómez de la Serna –no confundir con el senador popular–, Luis Cernuda, Juan Ramón Jiménez…). Hay una frase de Juan García Hortelano que siempre he encontrado muy inspiradora para entender este panorama; dice: “tras la guerra, el desierto”.

Portada de “Nada”, novela de Carmen Laforet. 
Yo opino que esto no fue así, porque de toda esta situación nació una generación literaria de mucho talento, que el Premio Nadal ayudó a catapultar. Ése fue el caso de la grandísima Carmen Laforet, que en 1944 ganó la primera edición de este certamen con “Nada” (¡sorprendente, una mujer escritora en esa época!) contando con tan solo 24 años. Tres años más tarde la seguiría el ya muy conocido Miguel Delibes con “La sombra del ciprés es alargada” y después vendrían nombres tan conocidos como Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Ana María Matute y tantos otros. En los últimos años también tenemos nombres de alta calidad, desde Juan José Millás hasta Fernando Marías, Andrés Trapiello, Gustavo Martín Garzo, Rosa Regàs o Maruja Torres.

Este año, de entre más de 340 candidatos, los jueces (Germán Gullón, Lorenzo Silva, Clara Sánchez, Andrés Trapiello y Emili Rosales) han erigido ganador del 72º Premio Nadal al escritor Víctor del Árbol, cuyo nombre ya resonaba con fuerza después del éxito que ha tenido recientemente por su novela “Un millón de gotas”. En este caso, su obra llevaba por título “La víspera de casi todo”, y competía contra otras.

En la ceremonia de entrega del premio, que se llevaba a cabo en el prestigioso hotel Ritz de Barcelona, el escritor se ha pronunciado. “Sólo puedo hablar desde la emoción de un chiquillo al que su madre le enseñó a leer en una cocina”, ha afirmado Del Árbol con emoción. “En 2016 se cumplen diez años de mi primera novela y me han pasado muchas cosas, pero éste es el Nadal y es diferente. Es un sueño hecho realidad”, comenta. Hablando sobre su novela, ha adelantado: “He intentado crear un universo en el que todo es posible en un pueblo de la costa gallega en el tiempo que va del ocaso al alba. Es la historia de gente que no se resigna y que está dispuesta a cambiar. Vidas que son como árboles que tienen raíces en el agua”, ha dicho en la ceremonia de entrega.”

“Un millón de gotas”, de Víctor del Árbol.
Los finalistas, que eran seis, llevaban seudónimo la mayoría, como era su caso: se presentó bajo el título y el nombre de “Cruce de olvidos”, de Aurelia Ballesteros (seudónimo). El resto eran “La Diosa Razón”, de Étienne Arouet (seudónimo); “Ella y el faro”, de Nina Melero; “El silencio del pozo”, de José Ignacio Cabal Riera; “La última frontera”, de Franco Martín López, y “Puntos de fuga”, de A.R. Rojo (seudónimo).

La novela, que debería ser la protagonista de esta velada, es una mezcla entre thriller y novela negra con un toque de novela psicólogo que recuerda a los grandes escritores rusos. Transcurre en la gallega Costa da Morte, en el año 2010 y su protagonista es Paola, una dama de clase alta que trata de huir de su pasado.

Sobre el autor también podríamos decir muchas cosas, especialmente el éxito de sus novelas en territorio francés, donde le han concedido el Le Prix su Polar Européen 2012 y el Grand Prix de Littèrature Policière en 2015 con “La tristeza del samurái”. Tiempo atrás, había quedado finalista del Premio Fernando Lara en 2008 con “El abismo de los sueños” y había ganado el Premio Tiflos en 2006 con “El peso de los muertos”. En los últimos años, “Respirar por la herida” (2013) y “Un millón de gotas” (2014) habían tenido un gran éxito comercial y mediático.

Sin embargo, no hay que olvidar que el Premio Nadal siempre va acompañado del Premio Josep Pla de prosa catalana, que en esta ocasión, en la edición 48º, ha recaído en manos de Lluís Foix y su novela “Aquella porta giratòria”. Dicho premio también ha impulsado a escritores de fama internacional, desde el primer ganador, que fue Terenci Moix, hasta Carme Riera, Llorenç Villalonga, Baltadar Porcel o Marià Manent. La obra del periodista catalán Foix recorre toda su carrera en el diario La Vanguardia, y el título hace referencia a la puerta de la sede de esta publicación en el edificio modernista de Josep Majó i Ribas.

Lluís Foix y su biografía, “La marinada sempre arriba”. 

Es una crónica de carácter periodístico que sirve de análisis de una sociedad –la española y la catalana– pero también de honor a la carrera de un longevo periodista: fue corresponsal en Londres (1974-1980) y Washington (1980-1982), para después ser nombrado subdirector y acabar siendo durante muchos años el director del diario (1983). No obstante, este largo relato autobiográfico es una segunda parte de aquella que sería su primera biografía, “La marinada sempre arriba”, donde hablaba sobre su infancia y adolescencia, haciendo un intensivo análisis del contraste entre la Cataluña rural y la urbana.

“No he pretendido hacer un libro de historia; incluyo perfiles de Carlos Godó, padre del actual editor, y de periodistas que traté, como el director que me contrató Horacio Sáenz Guerrero, a Pepe Casán, Santiago Nadal, Lorenzo Gomis, Jaime Arias, Lluís Permanyer o Tomás Alcoverro”, afirma el periodista. El autor, que siempre ha sido considerado un periodista dedicado a los asuntos internacionales, observa: “Describo un viaje a Estados Unidos y retrato a los presidentes que he conocido, Richard Nixon, Jimmy Carter o al secretario de Estado Henry Kissinger. También hablo de Juan Ramón Masoliver y su utilísima guía de Roma, o de Álvaro Ruibal”.

Este premio, quizás por su carácter autonómico, está dotado con 6.000 euros y el jurado se hallaba formado por Sebastià Alzamora, Rosa Cabré. Antoni Pladevall, Àlex Susanna y Glòria Gasch. Es interesante destacar el premio como un símbolo del reconocimiento del periodismo en una temporada donde parece que está recibiendo más méritos; sólo cabe recordar el Nóbel que cayó en manos de Svetlana Alexiévich con sus reportajes sobre guerras de Centroeuropa y sobre URSS.

2016: año Cervantes y Shakespeare

¡Hola, lectores, y feliz año! Por fin ha llegado un año par, 2016, y trae consigo una cantidad de novedades literarias tan bestial que considero necesario hacer dos entradas distintas. Es por eso que en ésta de hoy, nuestro primer artículo del año, hablaré sobre dos celebraciones de máxima importancia –que debéis conocer todos sin falta– y ya dejo para la próxima ocasión un rápido repaso a las novedades editoriales del año. Y es que, señoras y señores, prepárense todos, porque damos inicio al… ¡AÑO CERVANTES Y SHAKESPEARE! Correcto; se conmemoran los 400 años desde la muerte de estos dos grandísimos (y el superlativo se queda escaso) escritores que tanto han marcado la historia de la literatura occidental (e incluso me atrevería a afirmar que la oriental también lleva retazos de sus influencias).

Quizá a los ingleses les puede pillar un poco más por sorpresa, pero nosotros ya llevábamos un año entero celebrando. ¿Cómo? Así os lo digo: 2015 fue el año Quijote, pues se conmemoraban los 400 años de la publicación de su segunda parte (un año antes del fallecimiento del autor). Afortunadamente, nuestras instituciones culturales han sabido explotar al máximo este acontecimiento tan especial: ya el 27 de julio se instituyó un comité oficial a nivel nacional para organizar toda la programación y actos relacionados con nuestro escritor.

Coordinado por la Secretaría de Estado de Cultura, incluye la participación de la Biblioteca Nacional, la Real Academia Española y Acción Cultural Española, e incluso participan el propio Instituto Cervantes y representantes de las comunidades autónomas o del Ayuntamiento de Alcalá de Henares (que, para quien no lo sepa, es donde nació Cervantes). Los proyectos que se están preparando son tan variados como magníficos: ya se habla de montajes teatrales, exposiciones, congresos, publicaciones… En el Museo Casa Natal de Cervantes, por ejemplo, se puede ver desde hace pocos meses una exposición de dibujos variopintos sobre la vida de este escritor: desde claroscuros de Miguelanxo Prado hasta viñetas satíricas de David Rubín.

Desde Alcalá la acción cultural es mayor: se ha aprobado la creación de un Grafiti cervantino –bella unión de modernidad y antigüedad–, así como el Programa de Creatividad Cervantina Escolar, que incluye exposiciones, representaciones teatrales y creaciones literarias destinadas a niños y adolescentes. Destaca especialmente la creación de la Filmoteca Cervantina, especializada en la vida y obra de Cervantes y también una propuesta que se ha alzado con muchas voces a su favor: una serie de televisión sobre la vida del manco de Lepanto.

En la Biblioteca Nacional Española, el presidente de honor de la Asociación de Cervantistas –que es, además, catedrática en la Universidad Complutense de Madrid–, José Manuel Lucía Megías, ha estado al cargo de la exposición “Miguel de Cervantes: de la vida al mito. 1616-2016″. Destaca también la exposición itinerante Miguel EN Cervantes, que pretende una aproximación a la obra desde el mundo del cómic. No podemos olvidarnos de la exposición conjunta entre la BNE y el Teatro Real donde se unen el magnífica Manuel de Falla y su obra más cervantina: “El retablo de Maese Pedro. Una de títeres en la BNE”, pero tampoco hay que quitarle valor a la exposición “Forges y Cervantes” de la Comunidad de Madrid o a la de ACE y el Instituto Cervantes, “Miguel de Cervantes o el deseo de vivir”.

¡Pero no nos quedemos en el terreno de las letras! El Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM) organizará los conciertos “Miguel de Cervantes: viajes y utopías” y “Danzas y andanzas cervantinas”, mientras que la Compañía Nacional de Danza se hará cargo del “Ballet de Don Quijote”. El Instituto de Turismo de España también se suma a la iniciativa, organizando lecturas quijotescas en Oslo, México y Bruselas, e incluso se está planteando el programa Press Trip Ruta del Quijote, con periodistas de todo el mundo encargados de seguir la ruta de hidalgo manchego.

Dentro del terreno monetario, que tanto nos importa a los españoles (y, en realidad, a todos los seres humanos), es agradable comprobar que el país no muere culturalmente: todos los actos del año relacionados con Cervantes serán considerados acontecimientos de excepcional interés público y, por lo tanto, tendrán beneficios fiscales de hasta un 90% del gasto realizado. En lo que atañe a las publicaciones, la RAE ya ha dado el pistoletazo de salida publicando tres ediciones del Quijote y otras obras del autor, como sus Entremeses o las Novelas Ejemplares. En los próximos meses se espera la publicación de “Viaje del Parnaso” y de la poesía completa de Cervantes, a pesar de que “Persiles y Sigismunda” tardará un poco más, llegando a librerías en 2017. Nuestra Academia colabora de muchas otras maneras: con la publicación de “Autógrafos de Miguel de Cervantes Saavedra”, que cuenta con prólogo de Darío Villanueva y colaboración de Juan Gil, así como una versión radiofónica del Quijote por parte de Francisco Rico y José Luís Gómez, este último encargado también de la representación de los Entremeses en el Teatro La Abadía.

No podemos, sin embargo, centrarnos sólo en el autor de la Galatea, pues otras exposiciones lo unen a Shakespeare, como la que se encuentra compartida entre Sigüenza y Molina de Aragón. También el Hay Festival los une de una manera muy especial: con un proyecto que los homenajea a través de seis escritores contemporáneos ingleses y seis españoles, que se dedicarán a analizar y versionar sus obras tan conocidas.

Los ingleses no lo celebrarán con tanta parafernalia como nosotros, pues hace justo dos años ha conmemoraron los 450 años del nacimiento de Shakespeare, pero aún así los actos son (y serán) considerables. En la Royal Shakespeare Company se hará una nueva e innovadora exposición sobre su obra teatral, mientras que se rehará la exposición de New Place, la vivienda final del dramaturgo, con una gran diversidad de objetos de su vida. Además, se abrirá al público la escuela donde él estudió –que ahora mismo está en restauración–, lo cual supondrá conocer más sobre esa etapa oscura de su vida: su formación y el inicio de su pasión literaria.
??Hay que recordar que la programación de la Royal Shakespeare Company de este año incluye “A Midsummer Night’s Dream”, “Hamlet”, “Cymbeline”, “Doctor Faustus”, “Don Quixote” and “The Alchemist”. Una exposición titulada “The Play’s The Thing” se inaugurará en junio para revelar los secretos y las historias de cien años representando las obras shakespearianas, y también se hará un tour con tal de que los visitantes puedan observar los más de 30.000 disfraces diferentes que se guardan en dicho teatro y los trucos de la adaptación teatral. El 23 de abril, día de su nacimiento y conmemorado en la RSC anualmente, celebrará juegos al aire libre para todos los públicos, donde se incluirán acróbatas y un espectáculo de pirotecnia que se retransmitirá por BBC2.

La Holy Trinity Church, donde se encuentra enterrado Shakespeare junto a su esposa Anne Hathaway, expondrá entre abril y agosto siete pinturas de Jonathan Waller, inspiradas en pasajes del famoso soliloquio “Seven Ages of Man”. También la Orquesta del Cisne (OOTS) celebrará un concierto especial en honor de Shakespeare, con la nueva obra de Dobrinka Tabakova. Hay actos un poco más… curiosos, por decirlo de alguna manera. La empresa de transporte público Johnsons Coach & Bus Travel anima a la gente a hacerse fotos con máscaras de la cara de Shakespeare que reparten ellos mismos para que las suban a las redes sociales. Entre todas ellas, se elegirá una ganadora, premiada con un bono de transporte.


¿No os parece maravilloso? Yo al año 2016 sólo le pido poder estar en muchos lugares al mismo tiempo para poder ir a todos los actos y eventos relaciones con Shakespeare y Cervantes que se realicen en todo el mundo. Y, ¿por qué no? ¡A cualquier evento cultural, ya de paso, que no hay que olvidar otras conmemoraciones, pues es también el año del Bosco o de Fernando el Católico! ¡Feliz 2016!