El peor libro homosexual

¡Buenas a todos/as!

Esta semana os quiero hablar sobre un libro que me regalaron por el amigo invisible. Sí, en mi grupo de amigos también es tradición este juego.

Todo el mundo sabe que el regalo que más me gusta desde siempre es un buen libro, por lo que quien me conoce bien, es fácil que acierte conmigo. Mi amiga invisible me regaló uno que a simple vista parecía interesante. Se llama “El gladiador de Chueca”.

Portada de “El gladiador de Chueca”.

No había oído hablar sobre este libro, pero, investigando por Internet, descubrí que fue publicado en los años noventa y causó un gran revuelo como superventas. Más razones por las que comenzar a leerlo en cero coma.

Llevaba pocas páginas leídas cuando caí en la cuenta de que era una auténtica basura. Sí, suena fuerte y mal, pero es la realidad. Y que conste que tengo mucho respeto a todo aquel que escriba un libro, pero creo que este autor, con la intención de crear polémica, no acertó.

El argumento es el siguiente: un gigoló que ejerce en Chueca relata cómo ha sido su vida desde la infancia hasta la actualidad. Cómo no, hace hincapié en aquellos momentos, muchos, en los que la sexualidad entra en juego. Este chico estudió en un internado en el que experimentó tanto la sexualidad como el amor, ya que conoció a dos chicos que le marcaron sobremanera a lo largo de toda su vida.

Tengo que reconocer que es un libro muy fácil de leer y muy rápido, y la verdad es que no te aburres en ningún momento. Sin embargo, el vocabulario que Carlos Sanrune, autor del libro, utiliza, es muy basto e informal y para un lector acostumbrado a leer cosas un poco más elaboradas, resulta un tanto simple.

Carlos Sanrune, autor del libro.

Las historias que el gigoló va relatando son muy repetitivas. Los hombres que han pasado por su vida repiten las situaciones, por lo que creo que el autor del libro debería haberle dado más uso a su imaginación para sorprender al lector, porque toda la historia es muy previsible.

Además, como se habrá podido entender, es un libro de temática homosexual, por lo que es obvio que la mayoría de los lectores también lo sean o estén interesados en este tema. Sin embargo, parece que para Carlos Sanrune no existen las mujeres homosexuales, porque en el libro, cuando se dirige al lector, se refiere a él en masculino y creo que eso es un error, porque no creo que este libro esté exclusivamente dirigido a los hombres.

Creo que es el libro más absurdo que he leído en mi vida y no se lo recomiendo a nadie que tenga dos dedos de frente. No lo recomiendo por las razones anteriormente explicadas, pero quiero decir que también considero que publicar un libro como estos en la época en la que se publicó es un gran paso para la aceptación de la homosexualidad en una sociedad, la de antes y la de ahora, que tanto la rechazaba.

¡Hasta otra semana, amigos/as!

2 pensamientos en “El peor libro homosexual”

  1. Pienso que has usado un titular muy tajante, una afirmación categórica, para luego escribir dos párrafos diciendo que no te gusta y que es una ‘auténtica basura’ porque estás acostumbrado a leer libros con una sintaxis más complicada. Te recomiendo (y a cualquiera que vea este comentario) que leas ‘El ángel descuidado’ de Eduardo Mendicutti, que es de temática homosexual, se desarrolla durante la dictadura de Franco y es muy entretenido y fácil de leer.

Deja un comentario