No culpes al karma

¡Hola, lectores/as!

Hoy os traigo una entrada muy especial. Haré una reseña sobre uno de los libros que más boom ha tenido en los últimos tiempos gracias al estreno de la película homónima “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas”.

Sara, una chica tímida que no ha tenido suerte en el amor, está profundamente enamorada de Aarón, el chico popular del instituto que tiene detrás de él a todas las féminas.

Está tan enamorada de él que, al ver que se apunta a teatro en el instituto, decide, a pesar de su timidez, apuntarse también. Allí consigue intercambiar algunas palabras con él, pero no ocurre nada más.

Pasan los años y le llega la invitación de boda de su hermana. Sí, ¡su hermana se casa! Y… ¿adivináis con quién? Sí, en efecto, con Aarón, el chico del que siempre ha estado enamorada. Y no, no voy a contar más de la historia, pero imagináis lo predecible que es, ¿cierto?

Os diré que el libro no está mal. Es un libro bastante rápido, entretenido e incluso gracioso en algunos momentos, aunque tampoco excesivamente. Sin embargo, como he dicho antes, es muy predecible, se sabe desde las primeras páginas cómo va a terminar y la verdad es que de esta manera se pierde el interés en seguir leyéndolo.

Algo que también me gustó del libro es que se ambienta en un entorno ideal para mí. Sara tiene una tienda de plumas, sí, plumas, en pleno barrio de Malasaña en Madrid. Me encanta leer cómo la escritora, Laura Norton, describe cada lugar por el que los protagonistas de la historia pasean.

También vi la película protagonizada por Verónica Echegui y Álex García y la verdad es que en este caso y sin que sirva de precedente, la película mejora mucho el libro, porque las tramas son más curiosas y graciosas que en las páginas.

Por último, decir que si os apetece leer sobre lo mismo de siempre, el amor idealizado, aquí tenéis vuestro libro.

Deja un comentario